Cáncer de Ovario

Cáncer de ovario

Cáncer de ovario

Imágenes cáncer de ovario

 

Definición de cáncer de ovario: Cáncer que se forma en los tejidos del ovario (par de glándulas femeninas reproductoras en la que se forman los óvulos o huevos). La mayoría de los cánceres de los ovarios son carcinomas epiteliales de los ovarios (cáncer que empieza en las células de la superficie del ovario) o tumores malignos de células germinales del ovario (cáncer que empieza en las células de los óvulos).

Cáncer de Ovario

Definición cáncer de ovario

 

Definición de cáncer de ovario: Cáncer que se forma en los tejidos del ovario (par de glándulas femeninas reproductoras en la que se forman los óvulos o huevos). La mayoría de los cánceres de los ovarios son carcinomas epiteliales de los ovarios (cáncer que empieza en las células de la superficie del ovario) o tumores malignos de células germinales del ovario (cáncer que empieza en las células de los óvulos).

Epidemiología cáncer de ovario

Es la décimo séptima enfermedad oncológica en incidencia y décimo cuarta en mortalidad a nivel mundial, ocupando el décimo primer lugar en incidencia y décimo cuarto puesto en mortalidad dentro de Colombia según cifras arrojadas por GLOBOCAN, con cerca de 7 nuevos casos al año por cada 100.000 habitantes y relacionada con 4 decesos por cada 100.000 habitantes para nuestro país.

Fases cáncer de ovario

Estadio I: Este estadio describe el cáncer que está limitado a los ovarios (T1, N0, M0).

Estadio IA: El cáncer está encapsulado y limitado a un solo ovario sin diseminación a los ganglios linfáticos pélvicos u otras partes del cuerpo (T1a, N0, M0).

Estadio IB: El cáncer está encapsulado y localizado en ambos ovarios sin diseminación a los ganglios linfáticos pélvicos u otras partes del cuerpo (T1b, N0, M0).

Estadio IC: El cáncer está presente en uno o ambos ovarios con rotura de la cápsula o diseminación del tumor a la superficie ovárica o presencia de células cancerosas en el líquido abdominal (T1c, N0, M0).

Estadio II: El cáncer se encuentra en uno o en ambos ovarios y se ha diseminado a la pelvis (T2, N0, M0).

Estadio IIA: El cáncer se extendió al útero o las trompas de Falopio pero no se diseminó a los ganglios linfáticos pélvicos ni a los órganos distantes (T2a, N0, M0).

Estadio IIB: El cáncer se diseminó a otro tejido pélvico pero no a los ganglios linfáticos o a los órganos distantes (T2b, N0, M0).

Estadio IIC: El cáncer se diseminó a la región pélvica y desprende células cancerosas en el líquido abdominal (T2c, N0, M0).

Estadio III: El cáncer compromete uno o ambos ovarios y la pelvis y se diseminó al peritoneo (T3, N0, M0).

Estadio IIIA: El cáncer se diseminó microscópicamente a través de la pelvis (T3, N0, M0).

Estadio IIIB: El cáncer se diseminó a la región peritoneal con áreas de crecimiento tumoral que miden 2 cm o menos (T3b, N0, M0).

Estadio IIIC: Este estadio describe cualquier cáncer que se haya diseminado a la región peritoneal con áreas de crecimiento tumoral de más de 2 cm (T3c, N0, M0). O bien, el cáncer se diseminó a los ganglios linfáticos de las regiones retroperitoneal o inguinal (cualquier T, N1, M0).

Estadio IV: Este estadio describe cualquier cáncer que se haya diseminado a órganos distantes (cualquier T, cualquier N, M1).

Causas y Factores de Riesgo cáncer de ovario

La edad, la genética, el antecedente de otro tipo de cáncer, la historia menstrual se ha relacionado con un aumento en la incidencia de la enfermedad. la mayoría de los tumores de ovario se diagnostican entre los 50 y 59 años . Siendo la incidencia mayor en mujeres soltera, nulíparas e infértiles

Prevención, Cribado y Detección cáncer de ovario
Como no hay una etiología clara no se pueden hacer recomendaciones de prevención solo incentivar a las mujeres de alto riesgo controles anuales con el ginecólogo para un examen pélvico. Esta enfermedad es silenciosa en sus primera etapas por lo que el diagnostico en la mayoría de ellas se hace cuando el cáncer se ha extendido a la cavidad abdominal.

Clasificación cáncer de ovario
Los carcinomas ováricos se clasifican como epiteliales representan el 85%, del estroma del cordón sexual y de células lipoides menos del 5 %.
Síntomas
Síntomas gastrointestinales vagos como la dispepsia, indigestión, anorexia y sensación de saciedad prematura pueden ser algunos de los primeros indicios del cáncer de ovario. La presión del tumor sobre el recto, la vejiga pueden producir polaquiuria, estreñimiento presión e incomodidad pélvica. El avance de la enfermedad está marcado por el aumento en la circunferencia abdominal, dolor, falta de aliento, obstrucción intestinal y desgaste muscular

Síntomas y diagnostico cáncer de ovario


Se determina por medio de una muestra de tejido y la inspección de la cavidad abdominal en el momento de la laparotomía exploratoria

Al igual manera es importante evaluar un hemograma, perfil bioquímico y el CA125 que es un marcador tumoral específico para esta patología. Además las imágenes diagnosticas como radiografía de tórax, cistoscopia, rectoscopia, enema de bario ecografía y resonancia

Tratamientos cáncer de ovario

Cirugía

Desempeña un papel muy importante en el diagnostico, evaluación de la respuesta a la terapia y el cuidado paliativo de las mujeres con esta enfermedad, además de la estatificación se usa como tratamiento primario de tumores malignos y limítrofes en los ovarios, la extensión del procedimiento de citorreduccion depende de la evaluación

Radioterapia

La respuesta depende de la extensión del tumor residual y su diferenciación

Quimioterapia

La terapia antineoplásica ha mejorado la supervivencia de las mujeres con tumores del epitelio ovárico en estadio precoz y alto riesgo y la de mujeres con enfermedad diseminada

Cáncer epitelial de ovario

Con más frecuencia, la quimioterapia para el cáncer de ovario consiste en una combinación de dos o más medicamentos, administrados por vía intravenosa cada tres a cuatro semanas. La combinación de dos o más medicamentos parece ser más eficaz en el tratamiento inicial del cáncer de ovario que administrar sólo un medicamento.

El método convencional es la combinación de un compuesto de platino, tal como el cisplatino o carboplatino, y un taxano, como el paclitaxel (Taxol®) o docetaxel (Taxotere®). Para la quimioterapia que se administra por vía intravenosa, la mayoría de los médicos favorecen el carboplatino en vez del cisplatino, ya que causa menos efectos secundarios y es igual de eficaz.

El tratamiento típico con quimioterapia contra el cáncer epitelial de ovario conlleva tres a seis ciclos. Un ciclo es un programa en el que se suministran dosis regulares de un medicamento, seguidas de un período de descanso. Los ciclos varían según los distintos medicamentos; su médico le informará la clase de programa que se planeó para su quimioterapia.

El cáncer epitelial de ovario a menudo se encoje o incluso parece desaparecer con quimioterapia, pero con el tiempo las células cancerosas podrían empezar a crecer otra vez. Si la primera quimioterapia pareció funcionar bien y el cáncer desapareció por un tiempo, esto se puede tratar con ciclos adicionales de la misma quimioterapia que se empleó la primera vez. En algunos casos, se pueden usar medicamentos diferentes. Algunos de los medicamentos de quimioterapia que son útiles en el tratamiento del cáncer de ovario incluyen (no se presentan en orden de preferencia):

•Topotecán.

•Doxorrubicina liposomal (Doxil®).

•Gemcitabina (Gemzar®).

•Ciclofosfamida (Cytoxan®).

•Vinorelbina (Navelbine®).

•Ifosfamida (Ifex®).

•Etopósido (VP-16).

•Altretamina (Hexalen®).

•Capecitabina (Xeloda®).

•Irinotecán (CPT-11, Camptosar®).

•Melfalán.

•Pemetrexed (Alimta®)

•Paclitaxel basado en albúmina (nab-paclitaxel, Abraxane®).

Quimioterapia intraperitoneal

En la quimioterapia intraperitoneal para el cáncer de ovario, además de administrar el medicamento paclitaxel por vía intravenosa (IV), se inyectan los medicamentos cisplatino y placitaxel en la cavidad abdominal a través de un catéter (tubo delgado). El tubo se puede colocar durante la cirugía que se hace para determinar la etapa del cáncer o la cirugía citorreductora, aunque algunas veces se coloca en una fecha posterior. Si se hace en una fecha posterior, un cirujano puede colocarlo usando laparoscopia, o por un radiólogo intervencional bajo guía radiográfica. Por lo general, el catéter se conecta a un puerto, el cual se coloca debajo de la piel contra una estructura con hueso de la pared abdominal, como una costilla o hueso pélvico. Un puerto es un disco del tamaño de medio dólar cubierto por encima con un diafragma flexible. Se puede colocar una aguja a través de la piel y el diafragma para administrar quimioterapia y otros medicamentos. Con el tiempo, puede que en pocas ocasiones ocurran problemas con el catéter, ya que se puede tapar, infectar o incluso causar daño al intestino.

Administrar quimioterapia de esta manera tiene la ventaja de proporcionar las concentraciones mayores de medicamentos a las células cancerosas en la cavidad abdominal. Los medicamentos de quimioterapia que se administran de esta manera también son absorbidos por el torrente sanguíneo y pueden alcanzar las células cancerosas que están fuera de la cavidad abdominal. La quimioterapia intraperitoneal funciona bien, pero los efectos secundarios a menudo son más graves que con la quimioterapia regular. En estudios que incluyeron mujeres con cáncer de ovario avanzado, aquellas que recibieron quimioterapia intraperitoneal presentaron más dolor abdominal, náusea, vómitos, y otros efectos secundarios en comparación con las mujeres que recibieron quimioterapia por vía intravenosa. Los efectos secundarios en realidad hacen que algunas mujeres suspendan el tratamiento antes de completarlo. Aun así, las mujeres que reciben quimioterapia intraperitoneal vivieron por más tiempo que las mujeres que recibieron quimioterapia regular.

Actualmente, la quimioterapia intraperitoneal sólo se administra a algunas mujeres con cáncer de ovario que se ha propagado al interior del abdomen. Sólo se estudió en mujeres que no tenían tumores que midieran más de 1 cm después de la cirugía citorreductora. Además, debido a que puede ser tan tóxica, la función renal de la mujer tiene que ser normal y necesita estar en buen estado de salud para que su médico esté dispuesto a tratar la quimioterapia intraperitoneal. Tampoco pueden presentar muchas adherencias o tejido cicatricial dentro del abdomen, ya que esto puede prevenir que la quimioterapia se propaga bien por los alrededores.

Tumores de las células germinales

A menudo, las pacientes con cáncer de células germinales necesitarán un tratamiento con una combinación de quimioterapia. La combinación que se usa con más frecuencia se llama PEB (o BEP), e incluye los medicamentos de quimioterapia cisplatino (Platinol), etopósido, y bleomicina. Los disgerminomas por lo general son muy sensibles a la quimioterapia, y algunas veces pueden ser tratados con la combinación menos tóxica de carboplatino y etopósido. Se pueden usar otras combinaciones de medicamentos si el cáncer no responde al tratamiento o para tratar el cáncer que ha recurrido (regresado). Éstos incluyen:

•TIP: paclitaxel (Taxol), ifosfamida, y cisplatino.

•VeIP: vinblastina, ifosfamida, y cisplatino.

•VIP: etopósido (VP-16), ifosfamida, y cisplatino.

La quimioterapia para los tumores de las células germinales causa algunos de los mismos riesgos y efectos secundarios que la quimioterapia para el cáncer ovárico epitelial. Éstos incluyen náusea y vómito, pérdida de pelo y bajos recuentos sanguíneos. Además, se pueden presentar neuropatía, infertilidad y menopausia prematura. El surgimiento de leucemia posteriormente ocurre en pocas ocasiones.

En pocas ocasiones, la bleomicina puede causar daño pulmonar, por lo que algunos médicos ordenan pruebas de la función pulmonar antes de usar este medicamento. La ifosfamida puede ocasionar sangrado en el revestimiento de la vejiga (cistitis hemorrágica). Por lo general, esto se puede prevenir administrando el medicamento mesna con ifosfamida.

Tumores estromales

Los tumores estromales de ovario no se tratan a menudo con quimioterapia. No obstante, cuando se emplea este tratamiento se usa con más frecuencia la combinación de carboplatino más placitaxel o PEB

Medicamentos biológicos:

La terapia dirigida es un tipo más nuevo de tratamiento para el cáncer que usa medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar las células cancerosas causando poco daño a las células normales. Estas terapias atacan el funcionamiento interno de las células cancerígenas; la programación que hace que éstas sean diferentes de las células normales y sanas. Cada tipo de terapia dirigida actúa de forma diferente, aunque todas alteran la manera en que una célula cancerosa crece, se divide, se repara por sí misma, o interactúa con otras células.

El bevacizumab (Avastin®) es el medicamento de terapia dirigida que más se ha estado estudiando para el cáncer de ovario. Este medicamento ayuda a bloquear la señal que las células cancerosas envían para que se formen nuevos vasos sanguíneos que nutren a nuevos tumores. En un estudio, el bevacizumab ha demostrado que encoge o disminuye el crecimiento de los cánceres de ovario avanzados. Los estudios clínicos para determinar si el bevacizumab funciona mejor cuando se administra junto con quimioterapia han demostrado buenos resultados en términos de reducir el tamaño de los tumores (o detener el crecimiento de éstos). Sin embargo, no ha mostrado aún que ayude a las mujeres a vivir por más tiempo. Además, se han reportado problemas con pacientes que desarrollan orificios en la pared intestinal (perforaciones) durante el tratamiento, lo que puede ser fatal. Los expertos siguen estudiando la manera más segura de administrar este medicamento con otra quimioterapia.

El bevacizumab no ha sido aún aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el cáncer de ovario, pero sí ha sido aprobado para el tratamiento de otros cánceres. Puede ser una opción de tratamiento en algunos casos.

Más información de ovario

 

Más información Cáncer de

Ovario

 

SIMMON – Calle 55 # 36 – 10,Bogotá D.C. Colombia